Como la educación actual destruye la curiosidad innata en la juventud