Relatos Kortso: las ruedas del tiempo

En un momento dado, me hallé en un espacio desconocido para mí. Este lugar estaba poblado por inconmensurables Dragones-Universo que se enroscaban entre sí en formas helicoidales apretadas. Sentí ser uno de esos Dragones-Universo. Sentí atravesarlos atravesándome y retorciéndome entre ellos-mi. Allá, en las fronteras dimensionales, me encontré frente a dos enormes ruedas de piedra. Su giro era tan lento como la edad del Universo. En la superficie de estas enormes ruedas se veían extraños símbolos que parecían completar zonas. Solo faltaba un símbolo para completar la última zona. Y restaba poco tiempo para rellenar ese espacio en las ruedas. Si no se rellenaba en un futuro muy cercano, estas ruedas se desmembrarían y todo volvería a comenzar de nuevo. Pieza a pieza, giro a giro, por otra eternidad. Se me reveló que la pieza que faltaba era la Consciencia Humana y que era nuestra responsabilidad desarrollarla para insertar el símbolo y completar la zona que faltaba en las enormes ruedas.

Anuncios